• Lic Javier P Faiwusiewiez

Roland Garros, tu empresa y el legado

Actualizado: 13 de ene de 2020


Un profesional de la Psicología Organizacional plantea que existen dos grandes grupos de personas en el mundo: aquellos que trabajan por la seguridad y aquellas que lo hacen por el reconocimiento. Ninguna de las opciones es correcta o incorrecta e incluso alega que, en diferentes momentos de la vida, o en diferentes trabajos simultáneos, podemos estar trabajando por uno u otro motivo. Las empresas son concebidas para generar ganancias, que permitan garantizar la calidad de vida del fundador o fundadores. Muchas Pymes Familiares nacieron en búsqueda de una seguridad económica y sin mayor planificación estratégica pero con el objetivo de la rentabilidad. Con el paso del tiempo, las empresas crecen en complejidad y, al mismo tiempo, las necesidades de los fundadores evolucionan. A veces es una cuestión de mayores dividendos, otras veces es una cuestión de mayor reconocimiento. Al incorporarse nuevas generaciones a la empresa familiar, los fundadores comienzan a pensar en el legado: pueden ver a la empresa como esa obra de sus vidas que perdurará en el tiempo, que los sobrevivirá. Para que tu empresa sea un legado (y no una herencia) hay que cultivar los valores centrales en la familia empresaria y generar espacios de conversación entre fundadores y sucesores. No existe sistema social carente de conflictos y las empresas familiares tienen la complejidad de entrelazar las relaciones del Sistema Empresa y el Sistema Familia. Con el fin de lograr una transición generacional exitosa no escondas los conflictos: generá el espacio para alanzar acuerdos y disfrutá de entregar tu legado.

Mirá el video del tenista francés Nicolas Mahut, de 37 años, que esta semana se retiró del Tenis Profesional al perder con el argentino Mayer en Roland Garros. Pudo mostrarle a su hijo el éxito de su empresa, inculcarle los valores deportivos y, quizás, entregarle un legado.


7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo