• Lic Javier P Faiwusiewiez

¿Es posible trabajar en familia?

Como todo en la vida, las empresas familiares presentan ventajas y desventajas. Sin embargo, de acuerdo a datos del Family Firm Institute, representan cerca del 80% del PBI mundial. Me ha pasado en repetidas ocasiones que al contar a qué me dedico aparezca la clásica pregunta: “¿Es posible trabajar en familia?”.

¡Claro que sí!

Emprender en familia es una de las formas mas antiguas de iniciar un negocio. Puede ser muy cómodo trabajar con la gente que uno aprecia y además conoce de memoria. Pero eso mismo es lo que puede generar conflictos futuros.

Existen empresas creadas por padres/madres que se convierten en familiares con la integración de los hijos. El desafío en estos casos radica en el reparto equitativo del patrimonio familiar, la necesidad de los padres de encontrar un “sucesor” y suele ser el inicio de una incipiente profesionalización de la gestión empresarial. La generación de los primos será la tercera, con un proceso de traspaso generacional anterior superado.

Otras empresas son creadas por hermanos/as que se eligen como socios. Muchas veces los une una íntima confianza que es acompañada de habilidades complementarias (por ejemplo, uno es buen vendedor y el otro es muy ordenado para llevar la administración). En este caso, el proceso de integración de los hijos es más complejo. En primer lugar porque implica a más personas y en segundo termino porque los primos son parientes más lejanos. Además, no cuentan con una experiencia previa de traspaso como en el caso de empresas fundadas por padres/madres. “Los hermanos son más hermanos que socios, pero los primos son más socios que primos” escribió Juan Carlos Aimetta.

¿Cuándo pedir ayuda?

La familia empresaria reúne dos sistemas Familia y Empresa. Mientras que en el sistema familiar predomina el amor y las emociones, en el sistema empresa prepondera el mérito y la rentabilidad. Sin embargo, las personas que integran las familias empresarias son las mismas. En un sistema son padres, hijos, hermanos, tíos, sobrinos, nietos y abuelos; en el otro sistema son dueños, gerentes, directores, dependientes o socios.

Los profesionales externos facilitamos el proceso de diálogo dentro de la familia empresaria: trabajamos con las personas con el objetivo de mantener una cohesión familiar que haga posible la continuidad de la familia y la empresa. En ese orden.

La filósofa francesa Simone Weil  dijo “las mismas palabras pueden ser triviales o extraordinarias según la forma en que se digan”. Por eso, trabajar en familia es posible siempre que se cuenten con espacios de encuentro y conversación donde, en igualdad de condiciones, todos los integrantes tengan la oportunidad de expresarse. Con ayuda de un facilitador, el Acuerdo Familiar se co-construirá a partir de los consensos y podrá regular el vínculo de una familia con su empresa.

Aceptar que existe una incomodidad en la familia empresaria es el primer paso para desenredar una potencial crisis. Porque el conflicto que se dilata es un conflicto que se acrecienta. Tomá el control del destino de tu empresa familiar.

43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo