• Lic Javier P Faiwusiewiez

Hienas, leopardos y el valor del equipo en tu Empresa Familiar

Actualizado: feb 1

El leopardo es una especie solitaria que solo interactúa con otros leopardos durante la crianza y la época de reproducción. Si bien se encuentran entre los más fuertes de los felinos, el hecho de encontrarse solos los convierte en víctimas del cleptoparasitismo, es decir, del robo de sus presas por parte de otros animales carnívoros. Por otra parte están las hienas que se organizan en grandes manadas. Son lideradas por la hembra porque son significativamente mas grandes y agresivas. Se caracterizan por ser excelentes cazadoras en grupo.


El trabajo en equipo es fundamental para cualquier organización independientemente de que sea o no una empresa familiar. Los equipos que son gestionados de manera eficiente potencian al personal para alcanzar sus objetivos individuales sin que estos pierdan de vista el objetivo organizacional.


Muchas empresas familiares empiezan como una empresa unipersonal. Una idea, un dueño/a, una organización que depende del fundador en cada paso. Es posible que la mayor parte de sus decisiones sean inconsultas y basadas en la intuición más que en el análisis. No alcanza con la incorporación de un cónyuge, un hermano/a o hijo/a par que la empresa adquiera el carácter de familiar. Requiere que el fundador está dispuesto a soltar, a delegar y a compartir la responsabilidad. Unicamente podrá alcanzar el acuerdo que lo convierte en Empresa Familiar si reúne la voluntad de continuidad, de pasar de generación en generación.


La familia es un grupo social del que forman parte las personas, que se rige por reglas claras, nucleado a partir de intereses comunes: una manada. Cada familia comparte valores y costumbres y construyen una forma de apreciar el mundo que las rodea. El filósofo italiano Espósito explica que "lo que la communitas comparte no es una propiedad o pertenencia. No es una posesión, sino, por el contrario, una deuda, una prenda, un don-a-dar”. La familia es un vínculo permanente en donde cada uno aporta de manera desinteresada.


La conversación es el único camino para generar confianza y evitar los conflictos en las empresas familiares. En la lealtad y el compromiso que los familiares comparten, radica la causa del éxito de muchas de estas compañías. Además, solo a través del diálogo la familia descubre su gran riqueza: las distintas perspectivas que tiene cada miembro sobre un mismo tema.


Para lograr una comunicación efectiva deben crearse espacios para pensar estratégicamente como familia empresaria, en un horario y en un espacio definido para tal fin, con las herramientas y la información relevante para tan importante encuentro. La profesionalización de una empresa solo puede concretarse con una profunda vocación y decisión de los directivos.


Todo esto puede lograrse a partir de un proceso de Acuerdo Familiar, donde interviene el especialista, creando y moderando el espacio de conversación y reuniendo estos pactos alcanzados en un documento que luego será firmado por cada uno de los miembros de la familia. Los acuerdos garantizan la continuidad, logrando la cohesión y el sentimiento de pertenencia.


Cuando las hienas se acercan a un leopardo que no llegó a subir con su presa al árbol, este abandona la misma. No corre riesgos porque su soledad se lo impide. Si lo hieren, morirá de hambre. No es el caso de las hienas que también se animan a competir con perros salvajes, otros animales que van en manada, por las presas. Las hienas están dispuestas a correr riesgos porque se mueven en grupo y, al ser heridas, la mandada compartirá el alimento. En el mundo animal, el respaldo de la tribu incentiva a aventurarse, exponerse. Y vos, ¿sos leopardo o sos hiena?

33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo