• Lic Javier P Faiwusiewiez

Tom Hanks, el Congo Belga y tu empresa familiar

La película Náufrago de Tom Hanks cumplirá en diciembre veinte años desde su estreno. En ella observamos como se transforma el personaje a partir de su vida en soledad en una isla desierta.

Muchas veces en las PyMEs hay momentos en que el empresario se encuentra solo frente a las decisiones. En las empresas de carácter familiar también puede suceder, sobre todo, cuando no ha desarrollado un espacio para la toma de decisiones que sea colegiado.

Durante los últimos meses, he estado en contacto con muchos dueños/fundadores/directores de empresas que sintieron aún más la soledad debido al contexto actual, y al encontrarse lejos de su equipo, de sus oficinas, incluso de su familia. 

En el film, hay una mítica escena donde llegan a las playas restos de un baño químico y uno puede ver la expresión del náufrago al descubrir que con ese elemento podrá realizar una vela que le permita salir de la isla, dejar atrás el aislamiento y cumplir con éxito su objetivo. Todavía hay muchas empresas se encuentran atrapadas en la isla, algunas ya encontraron un elemento para armar sus balsas y son pocas las que han logrado abandonarla.



Este momento especial necesita de dos factores: orden y dinamismo. Pueden converger en una persona o en un equipo directivo. Pero es importante que en tu empresa puedan atravesar estos tiempos con atención a estos elementos.

Hablo de orden porque es común que cuando se ajustan las empresas (y los empresarios) aparezcan conflictos que existían pero se ocultaban detrás de la comodidad del dinero. Esta semana leí un artículo con decenas de empresas prósperas que se encuentran en grandes conflictos por disputas familiares que hasta han llegado a los tribunales. Antes de cerrar, las PyMEs familiares son capaces de cualquier cosa. Lo sé, lo he visto, me he encontrado con eso. Los objetivos de las empresas familiares siempre son en el largo plazo y allí radica una de sus ventajas: el deseo de continuidad de las familias empresarias es mayor que la desesperación por el bonus en las empresas no familiares. Sin embargo, es importante cuidar el patrimonio familiar y no confundirlo con el patrimonio de la empresa. Estar ordenados significa alcanzar acuerdos familiares que permitan evitar los resentimientos, demarcar las funciones y responsabilidades, transparentar contrataciones y salarios y habilitar un espacio de diálogo para las decisiones empresariales y para las decisiones de la familia empresaria.

También menciono el dinamismo porque en estos momentos se requiere la amplitud para emprender dentro de la empresa. Utilizar por un lado las capacidades y por el otro lado la experiencia para generar nuevos negocios o adaptar los negocios existentes a un contexto inestable y particular que permita a la empresa prosperar. Potenciar los intraemprendimientos también permite la construcción de un equipo sólido, que trabaja mancomunadamente para alcanzar el objetivo común.

Tomar la iniciativa y no quedarse quieto puede permitir pasar este año de la mejor manera posible y que no convierta, como aquel título del libro sobre los combatientes cubanos en el Congo Belga, en "El año que estuvimos en ninguna parte".

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo